Eachine E10C

PMR: 39,00

Comprar desde Amazon

Descripción

El Eachine E10C es un mini drone muy pequeño, con un diseño similar al del Cheerson CX10 o el Pocket Drone 124, y que incluye una cámara HD de 2mp con la que podremos sacar fotos y grabar vídeo en una tarjeta MicroSD.

Diseño y apariencia

El Eachine E10C tiene un diseño sencillo y se parece bastante a otros modelos de la gama. Destaca su tamaño, ya que tiene unas dimensiones de 60mm x 60mm x 28mm. Se trata por tanto de uno de los nano drones más pequeños que podemos encontrar en el mercado. Solo está disponible en color gris, y la carcasa de plástico es bastante resistente en comparación con otros modelos. No dispone de protecciones para las hélices, pero podemos encontrar protectores para colocarle y proteger el dron de los golpes.

Mando

La emisora del Eachine E10C es correcta, de tamaño reducido, como en casi todos los mini drones, pero bastante cómoda y de fácil manejo.

Batería

La batería del E10C nos dará una autonomía de vuelo de alrededor de 5 minutos, pudiendo llegar en algunas ocasiones a los 6 minutos. Esto dependerá de la forma en la que lo volemos, ya que en modos de velocidad más altas la batería se gasta antes, pudiendo agotarse en 4 o 4 minutos y medio. Si le colocamos una carcasa protectora también se reducirá el tiempo de vuelo que nos ofrece. El tiempo de carga es además largo, rondando los 40 minutos, y al no disponer de batería extraíble, resulta no podremos hacernos con unidades de más para prolongar nuestros vuelos. Aunque las baterías de otros drones de la gama tienen unas características similares, por lo general suelen tardar menos en cargarse de nuevo al 100%, y los modelos con baterías que se pueden extraer e intercambiar resultan más atractivos.

Maniobrabilidad

La maniobrabilidad de este mini drone es francamente buena, ofreciéndonos una gran estabilidad y un manejo muy satisfactorio. Si eres nuevo pilotando drones es probable que te cueste un poco controlarlo al principio, sobre todo en interiores, porque aunque responde muy bien y el vuelo es muy fluido, es bastante rápido en comparación con otros modelos de tamaño similar que hemos probado. Y estamos hablando del modo de velocidad inicial, pero es que este dron tiene 3. La velocidad media va genial para exteriores, ya que sin obstáculos contra los que podamos estrellarlo, nos permitirá volarlo sin miedo y disfrutarlo al máximo. Este modo es muy divertido, y aunque el drone se desplaza a gran velocidad, sus movimientos siguen siendo fluidos y no nos costará mucho manejarlo. El último modo de velocidad ya es algo más complicado, ya que el movimiento de guiñada (giro del dron sobre si mismo) se vuelve extremadamente sensible, y si no tenemos cuidado es fácil pasarse en los giros y perder el control. En cualquier caso, una vez le cojamos algo de práctica, resulta un modo desafiante pero con el que disfrutaremos mucho.

Como conclusión, podemos decir que este modelo se comporta muy bien, dándonos la opción de ajustar la velocidad en función de nuestra experiencia y habilidad a los mandos. Al principio es recomendable volarlo a bajas velocidades para aprender a dominarlo, pero una vez nos hemos acostumbrado a los controles, se agradece poder aumentarle la velocidad, cosa que en otros modelos se queda un poco a medias, ya que aunque podamos alternar entre distintos modos, siguen sin volar demasiado deprisa.

Cámara

Algo que sorprende del Eachine E10C es que pese a su tamaño, dispone de una cámara HD de 2mp, capaz de grabar a una resolución de 720p. Desde luego la cámara de nuestro smartphone tiene una resolución mayor, pero viendo el resto de drones de la gama, está muy bien. De hecho, los vídeos que grabemos con este pequeño dron son superiores a los que hemos visto en modelos más grandes y más caros. Por el momento, de todos los drones de tamaño y características similares, la cámara de E10C es la que más nos ha gustado. Las fotos y vídeos que saquemos se guardarán en una tarjeta MicroSD. Tened en cuenta que este modelo no es compatible con tarjetas MicroSD XC, por lo que utilizad memorias de 32GB o menos. De lo contario, la cámara no grabará nada (lo decimos por experiencia).

Resistencia

Por lo general, los drones de este tamaño suelen sufrir mucho tras una colisión, y es muy fácil que uno de los motores empiece a fallar. Ya compartimos en el análisis del Cheerson CX10 nuestra fatídica experiencia con ese modelo, y vimos como los motores iban rompiéndose uno tras otro al más mínimo golpe. Pues bien, en ese sentido, el Eachine E10C nos ha sorprendido gratamente. Como ya hemos dicho antes, es un nano dron bastante rápido (para su tamaño), y después de volarlo muchas veces en interiores, se ha estrellado muchas veces. Pese a todo, el E10C ha resistido y no hemos tenido ningún problema más allá de tener que cambiarle alguna hélice rota, lo cual es inevitable a la larga. Si además le ponemos protecciones, tanto las hélices como los motores resistirán mucho mejor los impactos, aumentando la vida útil del drone.

Conclusiones

El Eachine E10C es un drone que nos gusta mucho, es rápido, su manejo es genial y resiste bien los golpes, algo que nosotros valoramos mucho. Además, la cámara es bastante buena en comparación a otros modelos de precios similares, e incluso mejor que la que algunos drones más caros y más grandes incorporan. ¿La única pega? La batería. El hecho de que no sea extraíble ya le resta puntos, pero esos 40 minutos de carga limitan mucho el uso que le podamos dar a este drone. En cualquier caso, nos parece un modelo muy recomendable, con una excelente relación calidad precio y bastante superior a otros modelos de la gama.

Unboxing Eachine E10C

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.